Agua: un motivo de reflexión

< >
Agua: un motivo de reflexión

Posesiones geográficas, piedras preciosas, creencias religiosas, suministros de alimentos, diferencias políticas y últimamente petróleo, han sido los principales desencadenadores históricos de guerras entre pueblos y naciones.

En esta nueva era cibernética parece inconcebible que uno de los compuestos más abundantes en este planeta pudiese convertirse en la apetecida "manzana de la discordia". Obviamente, me estoy refiriendo al agua. Por supuesto que es altamente abundante.

Sin embargo, la pregunta clave es: ¿cuanta cantidad de ella es útil para nuestros procesos vitales y económicos?. El agua dulce lidera el consumo de todos los procesos industriales, agronómicos, sociales e inclusive biológicos de todos los seres que habitamos en los suelos insulares y continentales de este planeta. No obstante, es ella la más escasa de todas.

A manera de proporción tenemos que, el agua salada de los océanos representa 97% del total absoluto del globo. En los casquetes polares se localiza 2.1%. El subsuelo y la atmósfera retienen 0,5%, dejando de último lugar a las aguas superficiales de ríos y lagos que contienen apenas el 0,4%. El drama de esta escasez no se detiene en estos algoritmos. La distribución del agua dulce se localiza irregularmente a lo largo de la superficie de la tierra. De los casi 200 países inscritos en las Naciones Unidas, 48 de ellos presentan índices críticos de abastecimiento y para el 2025 se unirán a la lista otros 20 más. Es por ello que la posesión, el manejo y consumo de este recurso ha traído como resultado tensiones bélicas entre países como: Siria e Israel; Turquía e Irak, Egipto y Sudan, etc.

La tensión a llegado a un grado tal que en los últimos 25 años se han suscrito 300 acuerdos internacionales de uso de agua. La Organización Mundial de la Salud considera que 120 litros / día es un índice aceptable para satisfacer las demandas de una persona. No obstante, en la actualidad mas de 3 mil millones de habitantes no logran la obtención ni siquiera de 40 litros / día (dos usos del inodoro) Si bien es cierto que Venezuela es un país considerado "rico" en agua dulce, su distribución geográfica es absolutamente desigual.

En la zona sur del río Orinoco se localiza el 88% de las aguas dulces de la nación y en ella habitan sólo 14% de los venezolanos. Por lo tanto, el restante 12% de las aguas continentales son las únicas disponibles para satisfacer la demanda del 86% de los habitantes del lado norte. Por si esto fuera poco, los pobladores del borde norte han actuado con una desidia tal que, en los últimos 50 años han "profanado" las dos mayores reservas lacustres del país (L. de Maracaibo y L. de Valencia), han promovido la destrucción y secado de más de 2000 quebradas y han contaminado 300 ríos de flujo permanente. En vez de propiciar la conservación de este recurso tan valioso y escaso, irracionalmente lo que se ha promovido es su depredación a través de la quema de sus bosques protectores, la disposición indebida de efluentes no tratados y la colocación de desechos sólidos en sus márgenes.

A manera de ejemplo, el río Jordán abastece a los pobladores de 3 naciones: Israel, Siria y Palestina. El río Guaire, de igual caudal que el Jordán, ni siquiera sirve para generar electricidad. Pero la idea de este artículo no es criticar el presente, ni anclarse a un pasado prístino. Debemos pensar globalmente y actuar con detalle doméstico.

Acciones simples como: reparación de grifos, uso comedido de detergentes, riego nocturno de jardines, utilización estricta y necesaria de inodoros, evitar ducha prolongada, cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes, uso de la capacidad óptima de la lavadora y otra "tonterías" similares promueven la conservación del recurso y genera un cambio de actitud proactiva que nos hace defensores de nuestro entorno ambiental.

Por supuesto, tampoco debemos descartar actitudes más frontales cuando los derechos de nuestros hijos se ven amenazados por acciones degenerativas. Sí actuamos de esta forma, quizás en un futuro cercano pudiésemos decir cosas como: "Los ríos que pasan por el medio de las ciudades de este país son aptos para?????.". Tu decides cual es la palabra final de esta frase¡

Fuente: Manuel Alejandro Prado Jatar, revista Ventane Septiembre 2000.

El vital líquido

Agua limpia, por favor

Seguramente muchas veces has escuchado que el agua de un río o del mar está contaminada. Así como las personas ensuciamos las calles, las paredes, los jardines, etc. también ensuciamos el agua.

La contaminación del agua provoca la muerte de muchos peces y plantas.

Pero, ¿ sabes como se produce esta contaminación?

La mayoría de casas tienen desagüe por donde viajan las aguas usadas. Estos desagües desembocan en el mar, y lo contaminan de excrementos humanos.

Todos los días acumulamos basura al cocinar, comer, pintar, construir casas, etc. Esta basura muchas veces se echa a los ríos o al mar. Así también se contamina el agua.

Así como en tu casa, en las minas se acumula un tipo de basura llamado relave. Este relave generalmente se bota a los ríos, contaminado.

Mucha gente utiliza el agua de los ríos para lavar. El detergente queda en el agua y contamina los campos de cultivo cuando se riega.

  • Compartir en:
  • Favoritos1
  • Visitas33
  • Puntos73
  • Seguidores1

  • Categoría: Ecología
  • Creado: 15.04.2012 a las 00:25 hs.

Posteado por:

  • Seguidores15
  • Puntos2663
  • Posts61
  • Comentarios9

Otros posts que te van a interesar:


1 Comentarios

Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!

Ir al cielo